Colegio
Severo Ochoa
Ceuta

Nuestro desayuno diario

 

Llevar a cabo una alimentación correcta y equilibrada es la elección más importante que las personas pueden hacer para influir positivamente a medio y largo plazo en su salud. En este sentido, los niños constituyen uno de los grupos más vulnerables en el campo de la nutrición, en los que la instauración de unos hábitos alimentarios adecuados es la mejor garantía para la prevención de las más prevalentes enfermedades crónicas de las sociedades desarrolladas actuales.

 

Un aspecto básico para mantener una dieta saludable es repartir los alimentos en 4-5 comidas diarias, recomendándose consumir la mayor parte de éstos en las primeras horas del día ya que el organismo necesita energía y nutrientes para ponerse en marcha, especialmente tras largas horas de ayuno transcurridas desde la cena. Además, el desayuno juega un papel fundamental en el óptimo desarrollo durante las etapas de crecimiento (infancia y adolescencia) y se asocia a la consecución de un mayor rendimiento físico e intelectual.

A pesar de la gran importancia de la primera comida del día, los nuevos

estilos de vida y la sensación de falta de tiempo han dado lugar a importantes cambios en el modelo tradicional de distribución de alimentos, que han afectado especialmente al hábito del desayuno, con una tendencia general a realizar desayunos cada vez más ligeros o a omitirlos. Estudios recientes llevados a cabo en España entre 5.000 niños y jóvenes (Estudio Enkid, 1998- 2000), muestran que entre un 8-9% no desayunan nada, y sólo un 25- 29%, realizan un desayuno adecuado.